Uncategorized

Parte de guerra

Ha finalizado la III Guerra Mundial. El resultado ha sido escalofriante. Una tragedia de una magnitud hasta ahora desconocida, inigualable. El planeta ha quedado devastado, y ya no puede hablarse del predominio de la raza humana, pues se ha extinguido, ha terminado consigo misma. La Guerra, que no ha sido un medio, sino un fin en sí mismo, ha terminado con una época cuyo futuro era extremadamente incierto para el mundo y para las personas. Aún afectado por la muerte de Dios, el género humano no supo cómo canalizar su angustia existencial, lo que acabó por llevarle al delirio, a la locura , y a que, en sus últimos años de existencia, ni si quiera se reconociera a sí mismo.

Sobre el estallido de la Guerra, es imposible atribuir responsabilidades concretas. Las causas profundas están tan fuertemente arraigadas a la esencia misma del ser humano del siglo XXI que no pueden identificarse, lo que diluye hasta el infinito cualquier posible responsabilidad. La causante del conflicto, en todo caso, ha sido la humanidad, la humanidad en su conjunto. Todos y cada uno de los seres humanos han sido corresponsables del estallido de la Guerra, en tanto que todos han contribuído, aunque sea con el simple desempeño de sus tareas cotidianas, a crear una sociedad conformista y enfermiza en la que la competencia entre individuos culminaría, tarde o temprano, en esta obra de barbarie que no ha dejado testigo alguno.

El enfrentamiento, sin embargo, no se ha producido entre naciones, ni entre sectores sociales. Tampoco se han formado bandos, ni alianzas. Ha sido un combate de todos contra todos, la máxima expresión de la crueldad humana y de la locura social del momento. Se han dado, incluso, múltiples enfrentamientos entre familias, padres e hijos, hermanos… y, finalmente, ha desembocado en masacres y exterminios masivos.

Una vez que han cesado las últimas explosiones de la Guerra, las más destructivas y estruendosas, la totalidad del globo terráqueo se ha vuelto gris, y ahora, solo hay silencio.

En el asfalto de las calles, por donde antes transitaban, a diario, millones de personas, ahora solo hay humo. A través de él puede percibirse, muy débilmente, alguna farola que yace destrozada; algún coche con el motor en llamas; gentes descuartizadas en los pasos de peatones.

Al soplar, el viento parece querer recordar que, lo que ahora son espacios solitarios, insólitos, antes fueron grandes ciudades, núcleos urbanos en los que se desarrollaron grandes civilizaciones que nunca supieron fijarse metas sensatas, condenándose a su propia autodestrucción. Y aunque a veces, en algunas zonas, el alumbrado público parpadea, toda señal de vida termina por apagarse.

Los sueños de millones de personas, de miles de naciones, de cientos de miles de ciudades… son ahora ceniza. Los hombres y mujeres del mundo no han sido víctimas sino de la época misma de la que son hijos. Sus conciencias estaban ya demasiado corrompidas. El capitalismo había echado raíces en lo más profundo del pensamiento moderno, se había convertido en una especie de cáncer incurable. La codicia humana había hecho del mundo un territorio demasiado hostil. La Guerra era inminente, inevitable.

Y por ende, también lo era el fin de la humanidad. El darwinismo social, a cuyas pautas se venía ajustando con cada vez más rigidez el comportamiento de los seres humanos, ha sido el que ha escrito el punto y final a la historia del hombre, y ha permitido la supervivencia solamente del más fuerte…

el cosmos.

Por Rubén Gutiérrez

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Parte de guerra

  1. Clerodendrum trichotomum dice:

    La madre tierra que detuvo lo que un día creó con tan buena voluntad.
    Muy buen artículo con un mensaje de alerta, no queremos que ocurra eso, hacemos algo más que nuestras actividades cotidianas cambiará nuestro destino Rubén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s