Ruben Gutiérrez

Podemos: la política de lo posible

¿De qué sirven las buenas ideas si no se comparten? ¿De qué sirve tener el remedio a todos los males de un país sobre el papel si en la práctica se limita a “tu” visión del remedio? ¿De qué sirve estar convencido de qué es lo que hay que hacer, si las personas de tu entorno no están de acuerdo contigo? Uno puede apostar por el anarquismo, por el ecologismo, por el socialismo, por las sociedades luz, por el decrecimiento… Y nada de esto es incompatible con Podemos, es más, esto ¡ES! lo que necesita Podemos.

Porque en realidad, hay dos formas de apostar por estas ideas: con los pies en la tierra, o con los pies en la luna. Cuando uno pone los pies en la tierra, comprende que la mayoría de las personas, la gente de a pié, no está por la labor de enarbolar viejas o incluso nuevas banderas. Y, como dijeron: “el socialismo, no se implantará por decreto”. Es decir, que se puede llegar al gobierno, y no tener el poder. De ahí la cansina insistencia (evidentemente necesaria) en la importancia de crear conciencia, que es lo que se hace a través del diálogo y el debate. Y de ahí que no se pueda crear el socialismo, sin socialistas. Ni el anarquismo, sin anarquistas. Ni el decrecimiento, sin decrecentistas. Ni la democracia, sin demócratas.

En este sentido, me fascinó la contestación del Eurodiputado de Podemos, Pablo Echenique, cuando le preguntaron en una Rueda de Masas: “Ante el colapso de los recursos ¿no crees que es necesario cambiar el modelo productivo basado en el consumo en lugar de apostar por aumentar la capacidad de consumo al estilo Keynes, que parece la apuesta de Pablo Iglesias y de Podemos?”. La respuesta de Pablo ilustra a la perfección qué es Podemos: “En mi opinión, tenemos que trabajar con la realidad que tenemos. Aunque lo que planteas pudiese ser mi opción a largo plazo, a corto no es realista que un cambio tan profundo se vaya a producir. En Podemos, sabemos que hay una urgencia de derechos humanos y que lo más inmediato es detenerla. Cuando ya no haya desahucios ni gente buscando comida en los contenedores, por qué no hablar de cambios de modelo más profundos como el que propones. Muchas gracias y un abrazo.”

En efecto, ¿de qué sirven las ideas si la realidad no permite ponerlas en práctica? Más aún cuando la razón por la que no se pueden poner en práctica es porque la mayoría de la gente no comparte esas ideas (como ocurre con las ideas anarquistas, independentistas, comunistas…). Es necesario insistir: sin socialistas, no habrá socialismo. Sin ecologistas, no habrá ecologismo. Sin anarquistas, no habrá anarquismo. Sin demócratas, no habrá democracia.

¿Qué es entonces lo que se necesita para crear partidarios del socialismo, del anarquismo, del ecologismo, del decrecimiento, de la democracia, o de lo que sea? Vale, crear conciencia, está claro. Y, ¿cómo se crea conciencia, además de a través de la educación o de los medios de comunicación? ¡A través del diálogo y del debate!, esto es, a través de espacios como los que se están creando en Podemos. No me estoy refiriendo a viejos aparatos de partidos, ni a anquilosadas instituciones políticas. Me estoy refiriendo a lugares, físicos o no, donde la gente pueda discutir de política, poner ideas en común, decidir colectivamente hacia qué tipo de sociedad quiere avanzar, participar en la toma de decisiones, hacer suya la política. Todo esto sin perder de vista que los grandes cambios sociales no se producen de la noche a la mañana.

Como ya habrá comprobado cualquiera que se haya pasado por un Círculo, eso es Podemos, un espacio de debate, un movimiento asambleario donde la discusión y el poder de decisión están en la base. Un necesario punto de encuentro de muchos puntos de vista distintos. Y no quiero limitar esta reflexión a los Círculos: Podemos puso en marcha hace poco la Plaza Podemos (usando el software “Reddit”), una plataforma de discusión política, y hoy, en el día en el que escribo esto, se está estrenando en Appgree. Y no podemos olvidarnos de los métodos de participación cedidos por el Partido X. En definitiva, podemos decir que se está haciendo uso de todas las herramientas posibles para ir creando espacios en los que se pueda debatir, intercambiar ideas y participar, que es lo que realmente necesitamos quienes queremos otro modelo de sociedad.

Tanto si estás convencido de que la comunidad autónoma de la que eres tiene que independizarse, como si estás convencido de que la clase obrera tiene que tomar conciencia de clase y tomar el poder, o de que la clave está en la autogestión, o en el decrecimiento, o en más democracia, o en que todos meditemos una hora al día… la pregunta que te hago es: ¿¡qué carajo haces reuniéndote siempre con los mismos veinte pelagatos que piensan igual tú!? Porque por muy convencido que estén tú y tu grupo, como ves, sirve de poco o de nada.

En vez de eso, te invito a pasarte por un Círculo Podemos, donde encontrarás un montón de gente que no piensa exactamente como tú (probablemente sí en lo básico), pero a los que no por ello vas a enviar a un campo de concentración (espero). No, la cuestión es que dejes de ver a toda esa gente que no piensa como tú como enemigos, y que te des cuenta de que es a ellos a quienes tienes que convencer; de que es con ellos con quienes tienes que debatir; de que será con ellos, con todos, con quienes tendrás que contar para construir un futuro distinto.

Si hablo de Podemos, es precisamente porque es ahora mismo el proyecto que más espacios de debate ha creado en más ámbitos distintos, a la vez que es el proyecto que más ilusión ha despertado y que a más personas está logrando implicar. Lo que se traduce en que probablemente se está convirtiendo en el mayor escenario de los debates acerca del modelo de sociedad hacia el que, tal vez en un futuro no muy lejano, empecemos a caminar. O más bien, hacia el que se está caminando ya.

Quienes de verdad quieran cambiar las cosas, que se vengan a discutir con todo el mundo a los Círculos. Quienes, por el contrario, prefieran reafirmarse en sus verdades absolutas, pueden quedarse en los locales de sus partidos, en sus casas, bares, o donde sea, convencidos de tener el monopolio de la verdad, pero ignorando que si no ponen sus verdades en común, nunca las verán hacerse posibles.

No caigamos en el error de querer ser en todo momento puros, fieles a nuestros principios, y solo mirar, desde arriba, el bosque en su conjunto. Como sociedad, no llegaremos hasta el final de éste de un salto. A veces, hay que bajar y ver los árboles y los caminos posibles. Quizás al hacerlo entendamos que, sencillamente, estar en contra de Podemos es estar en contra de lo posible. Y por otro lado, estar con Podemos es estar, de entre lo posible, con lo mejor, con el paso previo y necesario para cualquier paso siguiente en el camino hacia la emancipación.

Después de solucionar las cuestiones primordiales a las que Podemos intenta enfrentarse, Podremos sentarnos a plantear y a debatir cambios más profundos, radicales, a largo plazo o “utópicos”. Pero ten claro que Podemos es la política de lo posible, y que si no remamos juntos en esta dirección, probablemente al final de la partida nadie habrá avanzado ni una sola casilla (bueno sí, los de arriba, los que siempre ganan, los que aplican el “divide y vencerás”…), o incluso es probable que todos hayamos retrocedido hasta la casilla de salida.

 

Por Rubén Gutiérrez

Anuncios
Estándar
Guillermo Haroun

Yo Soy el Maestro que Vivo Trascendiendo el Tiempo

 

YO SOY

 

Vivir desde el corazón en amor,

es

el amor expresado

a través de la vida.

Ser el amor que vivo

a través del tuyo.

 

Te amo.

 

Yo Soy el Maestro que vivo

trascendiendo el tiempo,

lo vivido.

 

Soy la vida tras la muerte

y Vivo en mi centro, en mi corazón

permitiendo

que lo que Soy fluya

a través de mi expresión

terrenal.

 

 

Mi corazón se abre

para ver la verdadera esencia

de la realidad en que vivo,

sintiendo el amor

trascendiendo la razón,

me permito ver aquello que Soy

en todo   Vivo.

 

En este momento

elevo lo que Soy

en conexión

con el Maestro que vive en mi Ser Superior,

reconociéndome a través del otro,

viviendo en este instante de vida

me conecto con lo que Soy,

permitiendo que se conecte

la realidad de la tercera dimensión

con

mi Yo Soy más elevado.

 

TE AMO

Mi corazón es

el latido latiendo

permitiendome vivir

dándole de beber a lo que Soy,

nutriéndome mi cuerpo,

permitiendo que la luz que genera movimiento

fluya en el intercambio,

interconectando

la vida que Soy

a la célula en que vivo.

 

Soy

el movimiento expansivo de amor

que ilumina la esencia más elevada.

Vivo tras la muerte iluminando

el camino de mi cuerpo en la Tierra.

 

Vivo en amor, sintiendo

la expansión de amor

que experimenta mi conciencia

en sus diferentes formas

de expresión.

 

Vivo latiendo

en unidad con la vida,

vivo sintiendo

la verdad que Soy

a través de

cada una de mis células de

cada cuerpo de luz.

 

La alegría y la gratitud me permiten

expandir

lo que Soy trascendiendo el Tiempo.

 

Vivo en comunión

con la verdad que trasciende lo que Soy,

Vivo

trascendiendo el Tiempo

Pasado, Presente y Futuro,

cerrando

cada círculo temporal

accediendo a mi Esencia Divina.

 

 

 

Expando La Vida que Soy

desde mi latido,

uniendo

los ciclos del tiempo

a la verdadera esencia de mi Yo Soy,

integrando

el amor vivido, experimentado

a través del Tiempo.

 

Amo a El Tiempo,

que me permite a cada instante

del presente eterno

reunirme

con mi Yo Soy más elevado,

recorriendo la experiencia

en la que mi conciencia se expresa,

amándola incondicionalmente.

 

 

 

EL TIEMPO

 

 

El ciclo

en el que mi conciencia elige existir

para experimentar la esencia temporal

aceptando la trascendencia de la verdad

que se expresa a través de los ciclos.

 

El Tiempo

el instante en el que experimento.

El Tiempo

me permite conectar

mi esencia

a la experiencia en que vivo

el amor eterno.

 

Vivo

alrededor del círculo temporal

en el que experimento.

 

Penetro por los poros

conectándome a la experiencia,

expresando lo que Soy

desde mi latido,

reflejando

la experiencia de la vida

a través de El Tiempo.

Gracias a El Tiempo,

porque a través de su discurso

me permite experimentar

la Divinidad que Soy.

 

TE AMO TIEMPO.

TE AMO.

 

GRACIAS A LA VIDA TRAS LA MUERTE VIVO ETERNAMENTE

 

TE AMO

 

INFINITA GRATITUD Y AMOR DESDE MI YO SOY A LA EXPERIENCIA EN LA QUE EXPERIMENTO

LA VIDA

 

Canalización de El Maestro Saint Germain a través de Guillermo Haroun Tavío

 

Estándar
Ruben Gutiérrez

Destruk!tion

 

 

A varios metros de altura, y cayendo en picado, piensas cómo afrontar el impacto que te espera al llegar abajo. Bienvenido al cuadrilátero de cemento y piedra, el desierto del dolor. Se te acabó el tiempo para pensar:

 

Impak-! tas contra el suelo eres parte del terremoto destruk!tivo que no da tregua sacudida! el pavimiento tiembla pánico! no consigues agarrarte a ningún -! vuelas de un lugar a otro golpe sek-! o sangre cada salto un nuevo golpe un nuevo chok-! e contra el piso firme y compak-! to apunto de morir el ka-a-a-os total de dónde agarrarte miedo! cómo caer dónde estar a salvo dolor! cómo parar esto cómo salir de aquí -!

 

Los episodios más sangrientos de tu vida no ocurren fuera, sino dentro de tu mente, y nadie puede acudir para salvarte.

Cómo has llegado hasta aquí, no importa. Ahora solo cuenta encontrar la salida y vivir para contarlo.

 

Por Rubén Gutiérrez

Estándar
Lucas Matías

España

10592044_820471074651997_1883147450_n

2 de agosto de 2013. Yo no sé mucho de España. Yo no sé mucho de casi nada.

Cuando Manu me regaló esta foto hace casi un mes le prometí que inspiraría alguna metáfora política de España. Ya no estoy tan seguro.

Pensé en un principio que en esta imagen estaba España enfrentándose a sí misma. Pero sería injusto atribuir solamente a España un comportamiento generalizado en occidente (que hoy por hoy es casi todo el mundo). No muy lejos donde vivo puede que pasen cosas parecidas: un grupo que hace por el cambio y otro que hace para conservar.

Creo no equivocarme si digo que en todas partes pasa lo mismo, en mayor o menor medida (sin importar la nación) hay muchas personas luchando por la libertad colectiva y hay otras que luchan por otras cosas (quizá material, quizá más egoísta) y en el medio… un grupo de espectadores que no lucha, sobrevivientes en la extrema escases o narcotizados en la extrema abundancia. Yo a veces estoy en ese último grupo de sobrevivientes, y ahora intento aprender cómo se está en el primero.

Mientras acomodo la maleta me pregunto… ¿Quién es el toro?, ¿Quién es el torero?, ¿Quiénes los espectadores?

No creo que el tamaño determine la bondad o la maldad de algo. A veces las cosas grades son pequeñas y las pequeñas son grandes. Yo –por ejemplo- quisiera ser el toro. Al toro lo atacan por ser toro. Así de justificado. Y aquí y en todo el mundo a muchos los atacan por lo que son. Ser lo que uno es. Pensar lo que uno piensa, hacer lo que uno siente. LIBERTAD.

Si en migraciones del aeropuerto el oficial me pregunta que llevo en la maleta y luego me pide el pasaporte y finalmente me pregunta –algo que no va a ocurrir- si soy libre, le podría responder:

-No… pero estoy un poquito más cerca que hace seis meses atrás.

Eso me ha enseñado la gente de este país llamado España. Ahora que crecemos, ¿que seremos? : ¿Toro?, ¿torero?, ¿espectador? o quizá ni siquiera estamos en el encuadre.

Durante la madrugada caminé por Madrid, Pucho cantaba en los jardines del Palacio Real. El tiene autoridad para hablar de este lugar del mundo. Según sus versos estos buenos tiempos para casi nada, son producto de un atraco perfecto,  pero los que dieron el Golpe Maestro no tuvieron en cuenta que “nos queda garganta, puño y pies.”

El autor de esta fotografía es un animal político. No hay mucho que explicar de esta fotografía porque el fotógrafo ha hecho que hable sola.

En unas horas tendré los pies en Barajas. Según la política de la aerolínea nuestros recuerdos materiales deben limitarse a 32 kg repartidos en dos maletas.

Estos 3 gramos de papel y tinta pesan mucho más que cualquier objeto. Es una idea.

Como en España, como en el mundo, en esta foto están el gran monstruo de siempre, los espectadores y los pequeños luchadores invencibles. Estos últimos son la buena gente.

 

FOTOGRAFÍA DE MANUEL NAVARRO

TEXTO DE LUCAS MATÍAS CONTRERAS

Estándar