Sara Gutiérrez

Como Hojas en Otoño

Las hojas caían con gracia, ni demasiado deprisa, ni demasiado despacio, en prefecta consonancia. Como si estuvieran programadas por el otoño para ofrecer un espectáculo que pocos se paraban realmente a admirar. El parque se vaciaba conforme las brisas del atardecer se hacían más frías. Pocos quedaban ya para contemplar el hermoso crepúsculo que brindaba la tarde. Qué nostalgia les invadía cuando miraban el atardecer, con las hojas atardecidas también. Entre ellos, sentado en un banco desgastado por el tiempo, se encontraba un anciano, más desgastado aún. Le gusta pasar las mañanas y las tardes allí sentado viendo jugar a los más pequeños y charlar a los más adultos. Mira pasar a los niños, que lo observan con curiosidad. Mira pasar a los mayores, que le dirigen miradas cálidas. Mira pasar a los jóvenes, que le sonríen con timidez y quizás algo de lástima. “No saben que yo seguiré aquí aún cuando ellos ya no estén.” Es el pensamiento que le viene siempre a la cabeza. Y es entonces cuando la pena le invade. Mira los árboles a ambos lados del camino, que esparcen algunas de sus hojas por el suelo. Verdes apagados, grises, rojos, naranjas, marrones, amarillos… Son los colores del otoño, y sus hojas lo llenan todo de vida antes de perecer. Las ironías de la vida. Él se siente como una hoja perenne. Incapaz de soltarse del árbol. Cómo le gustaría dejarse caer. Sentirse arrastrar por el viento lejos de su raíz. Caer en algún lugar bonito, donde el cielo fuera pintado por el verano, las hojas regadas por la primavera y el invierno coronara con nieve las montañas. Cómo desearía ser solo un espectador, un juguete del destino. Muchos desean la eternidad, pero él mejor que nadie, sabe que esta está llena de vacío, de sin sentido y soledad. Se acaba el otoño. Este al menos. Pero el año que viene volverá, con sus dos atardeceres y sus colores cálidos tan fríos. Él estará de nuevo en el desgastado banco, cada vez más desgastado, intentando pintar con colores alegres la gélida eternidad.

Por Sara Gutiérrez

Estándar